Apuntes


El diario desvelado.

El cuaderno de viajes garantiza la conservación de los apuntes y hasta una cierta cronología de los mismos para el artista despreocupado, que, de otro modo, ocasionaría su dispersión. Esa misma encuadernación, a su vez, dificulta la exposición de las obras más frescas e inmediatas del dibujante viajero.


Composiciones no destinadas a la venta, sino reservadas al particular deleite de la memoria del artista y de sus amigos más allegados. La mayor parte de estos esbozos no tiene como objetivo la realización posterior de un lienzo de mayor tamaño y refinamiento en la resolución. El valor de los bosquejos itinerantes reside en la capacidad de síntesis desplegada, en la vibrante caligrafía del conjunto de los trazos que aluden y hasta se atreven a suplantar a la fugaz realidad que impresiona al pintor con una abstracción todavía no codificada.

Generalmente, no nos queda más remedio que contemplar esos apuntes reproducidos en el minúsculo espacio que les reserva la condescendencia de algunos libros, puesto que en las exposiciones se muestra los cuadernos abiertos por una página y ésa es la única a la que se nos permite acceder.

Esta página web, que la paradoja consiente que sea un engañoso libro en realidad, nos deja ver cada apunte al tamaño de la pantalla y con la luminosidad que le presta el medio, lo que regala la sugestión de la contemplación de la obra recién alumbrada, con la tinta fresca…

<? echo $row_Recordset1[‘web’];?>